Régimen de admisión temporaria de Soja, por Arturo Navarro

Agrositio 28/05/2012 | 11:14 (actualizado hace 877 días)

Cuando un político tiene la capacidad de sostener públicamente y en soledad una propuesta para mejorar la situación del sector y del país, corresponde destacar en público su actitud...

La diputada provincial del Bloque Federal por Santa Fe, Miriam Cinalli, presentó un Proyecto de Comunicación donde le pide al gobernador Antonio Bonfatti que se gestione "a la mayor brevedad ante el Gobierno Nacional la inclusión de la soja importada en el Régimen de Admisión Temporaria de Mercadería".

La norma "permitiría procesar un mayor volumen en nuestras fábricas y bajar el costo de elaboración del producto, por la plena ocupación de la industria aceitera", sostuvo en la iniciativa. Corresponde aclarar que solicita la legisladora, para que nuestra dirigencia agropecuaria y los partidos políticos, entiendan que no está solicitando algo específico a su provincia, si no que hace a los intereses generales del país, en la idea que hay que transformar la mayor cantidad de materia prima en productos elaborados, sin que interese cuál es su nacionalidad.

Por lo tanto necesita el apoyo de nuestra dirigencia a algo que es obvio en cualquier parte del mundo.

La producción de soja paraguaya que baja por la hidrovía Paraguay-Paraná es de 4.5 millones de toneladas con destino a los mercados exteriores.

Al mismo tiempo las proyecciones de producción de la soja paraguaya, boliviana y brasileña dan cuenta de un crecimiento sostenido para varios años.

Mientras la capacidad de molienda de las fábricas argentinas está proyectada este año en solamente un 68% su capacidad, por la puertas de nuestros fábricas en el Río Paraná pasaron este verano más de 4.5 millones de toneladas de soja que se producen en Paraguay para embarcar en puerto Palmita como poroto, sin ningún proceso de elaboración.

¿Por qué? Porque en la Argentina está prohibido la importación-admisión temporaria de soja del Paraguay.

El crecimiento de la producción de grano en todas las zonas lindantes al afluente del Alto Paraná va a potenciar la necesidad de mejorar las condiciones de navegación de la Hidrovia hasta Corumbá.

Inclusive muchas producciones del NEA y el NOA van a poder abaratar su flete por medio del transporte fluvial.

Ello demandará una gran inversión en barcazas para hacer más ágil y más competitiva la salida de la producción agrícola de toda esa cuenca.

Por esta razón es fundamental implementar la admisión temporaria de materias primas para elaborar en fábricas argentinas como mecanismos permanentes y complementarios de las actividades productivas tal como se realizaba hasta el 2002.

En ese año comenzaron a aplicarse derechos de exportación, que simplemente vinieron a distorsionar la liquidación de los impuestos en el caso de la soja, al importarse un producto (poroto de soja) y reexportarse dos o más subproductos (aceite y pellet).

La industria aceitera argentina es una de las más modernas y eficientes a nivel mundial, posición conseguida por un fuerte nivel de inversiones, principalmente en los últimos años.

Entre 2003 y 2012, las inversiones alcanzarán los dos mil millones de dólares, de los cuales 1.500 millones son en aumento de la capacidad de molienda y 500 millones de dólares en puertos.

En particular, gracias al desarrollo de la industria aceitera se ha podido desarrollar la industria de los biocombustibles, aportando inversiones al menos por 900 millones de dólares desde 2007 a la fecha, cifra que se eleva si se considera además la inversión en capital operativo.

Del total de aceite producido en el país el 33% ya tiene como destino la producción de biocombustible.

Somos el primer exportador del mundo y estamos en condiciones de superar dichos volumen si aprovechamos toda la capacidad producción de nuestras fábricas.

El complejo sojero continúa siendo el más importante que agrupa el grueso de las exportaciones argentinas.

Hoy todos los países privilegian la importación de la materia prima para elaborarlas internamente.

El caso de la soja es fundamental en la política futura del país, por lo cual hay que eliminar todos las trabas al comercio con el mundo y restablecerles todas las condiciones para poder importar temporalmente la producción de soja de Paraguay como de otros países, para que las plantas del Río Paraná puedan trabajar a pleno a partir de la próxima campaña 2012-2013. AN/MAF/AMR

Por Arturo Navarro - Consultor Agropecuario - Ex presidente de CRA y CARBAP
Fuente: Noticias Argentinas. Agro - Suplemento - Enfoque