En pleno corazón del cinturón maicero de los Estados Unidos, donde el cereal llega a rendir hasta 30 toneladas por hectárea, John Maxwell tiene un tambo de alta producción. En su establecimiento ubicado en la localidad de Donahue, su rodeo de 210 vacas Jersey es el segundo más productivo del país del Norte, dentro de esa raza lechera. Por eso no causa sorpresa que el campo se llame Cinnamon Ridge Farmrs, cuya traducción al castellano hace referencia al color “canela” de las vacas lecheras de origen británico.

"Estamos con una producción promedio por vaca de 32 litros por día. Somos el segundo establecimiento de la raza Jersey en más productividad en los Estados Unidos, y nuevos objetivo es convertirnos en el primero”, se mostró confiado Maxwell, durante una visita que Agrovoz realizó por su establecimiento mixto, en el marco de un viaje a Estados Unidos organizado por la empresa John Deere.

Automotizado

Con un invierno que ofrece en esa zona del medio oeste estadounidense temperaturas de hasta -30 grados centígrados bajo cero, el modelo de producción de leche en Cinnamon Ridge es netamente en confinamiento. Tres galpones calefaccionados y con camas de arena son los alberges para las vacas en ordeñe, las secas y las terneras. Como parte de la política de bienestar animal, los galpones cuentan con rascadores de espalda para darles confort a las vacas.

Todas con una dieta sobre la base de silaje de maíz, henolaje y harina de soja, ingredientes producidos por el propio establecimiento.

Inteligencia artificial

Cuatro robot, de tecnología holandesa, son los encargados de ordeñar –hasta seis veces por día- al plantel de vacas en producción. Un chip incorporado a cada una de las vacas le permite al robot leer la información y realizar su tarea en intervalos no menores a las cuatro horas. "Como mínimo las vacas deben esperar cuatro horas para un nuevo ordeñe. Si la vaca se acerca al ordeñe antes de ese período, el robot la rechaza", precisó Maxwell.

El incentivo que tienen las vacas para acercarse al robot es un alimento ubicado en el ingreso a la sala de ordeñe, sobre la base de melasa. El tiempo de ordeñe oscila entre los 3 y los ocho minutos por vaca.

La presencia humana en el tambo se reduce al monitoreo de las labores del robot desde un puesto de comando y al barrido diario (por la mañana) del estiércol. Las camas de arena se reemplazan todas las semanas.

Rentabilidad

La producción de leche de alta calidad, que aporta cuatro por ciento de proteína y cinco de materia grasa, se destina a la producción de quesos cheddar y gouda.

En Cinnamon Ridge, la lechería es una unidad más de negocios, que comparte lugar junto con la agricultura (soja y maíz) y producción de carne: novillo Jersey, Holstein y Angus que envía a faena con un peso de entre 500 a 700 kilos.

"De las tres producciones, este año la ganadería es la que ofrece la mejor rentabilidad; la agricultura en segundo lugar y luego la lechería", precisó el productor. Por ejemplo, por cada novillo Angus que entrega a faena, el pago por "carcaza" ronda los 1.500 dólares. En el caso de los Holstein, 1.200 dólares, mientras que en Jersey la remuneración es de mil dólares.