Hongos entomopatógenos para el control de plagas en la agricultura familiar

Hay una gran cantidad de microorganismos que generan enfermedades en insectos y que pueden ser utilizados para el control natural de plagas. Un equipo de investigación del IPAF lleva a cabo muestreos en diferentes insectos plagas susceptibles

Agrositio, 10/01/2017 | 11:01 (Actualizado hace 72 días)

El objetivo del equipo de invesitgacion del IPAF es aislarlos, identificarlos y mantenerlos en el laboratorio. Colabora también en el uso de bioinsecticidas a partir de hongos en ensayos de algodón.
Los hongos entomopatógenos son microorganismos que se adhieren a la superficie de los insectos y se desarrollan hacia el interior de los mismos, generando daños internos que pueden producir la muerte del insecto. Se trata de hongos de diferentes géneros que se encuentran de forma natural en el ambiente, ya sea sobre insectos, en el suelo o plantas. Estos hongos pueden ser cultivados en laboratorio y llevados a campo en diferentes sustratos y condiciones para generar perjuicios sobre los insectos plaga.

El uso de insecticidas biológicos a partir de estos organismos, requiere de investigaciones en los mecanismos de acción, la ecología del insecto y las condiciones en las que se da el contacto y el crecimiento del hongo. De esta forma, se determina qué hongos son más patogénicos para cada plaga, la especificidad de los mismos, cuáles son más fáciles de llevar a campo y las mejores condiciones para que se puedan utilizar como método de control biológico de plagas.

El uso de estos entomopatógenos en la regulación de las poblaciones plaga, constituye una alternativa viable y promisoria, que no produce los efectos adversos en el medio ambiente, que sí poseen los insecticidas convencionales. Además, el aislamiento local de estos hongos, puede suponer una ventaja frente a los utilizados en otras regiones, ya que están adaptados a las condiciones de estos ambientes y sistemas. El equipo del IPAF NEA está llevando a cabo muestreos en diferentes insectos plagas susceptibles, en búsqueda de infecciones por parte de hongos con el objetivo de aislarlos, identificarlos y mantenerlos en laboratorio.

El uso de estos entomopatógenos en la regulación de las poblaciones plaga, constituye una alternativa viable y promisoria, que no produce efectos adversos en el medio ambiente.

Hasta el momento se han aislado tres cepas de hongos, que se encuentran en laboratorio. En estas investigaciones, el IPAF NEA posee una articulación con el IMyZA del CNIA, con el que además, se ha colaborado en el uso de bioinsecticidas a partir de hongos en ensayos de algodón. El siguiente paso a llevar adelante desde el IPAF NEA es la realización de bioensayos de patogenicidad sobre organismos plagas y determinar si poseen potencial para avanzar en la elaboración de bioinsecticidas efectivos.