Otro brote verde: repuntó fuerte el crédito en diciembre

Se usó mucha tarjeta en las fiestas. También subieron hipotecarios y descuento de cheques. El salto, según datos del BCRA, fue del 4,7% en el último mes del año. Implica un incremento superior a los $40.000 millones. Pese a cuestiones estacionales...

Ámbito Financiero, 04/01/2017 | 07:01 (Actualizado hace 82 días)

El crédito en pesos tuvo un repunte contundente en diciembre. A tal punto que el stock registró el salto más importante de los últimos tiempos, tanto en términos absolutos como en porcentaje. Según datos divulgados por el BCRA, el salto fue de nada menos que 4,7% en un solo mes, lo que significó un incremento superior a los $40.000 millones. Otro dato destacado es que todas las líneas presentaron fuertes aumentos.

Aún cuando el dato pueda estar algo "contaminado" por cuestiones estacionales, no deja de ser relevante. Ya hace por lo menos tres meses que la evolución de los préstamos de los bancos al sector privado habían mostrado un cambio de tendencia, luego del freno que habían sufrido en el primer semestre. Pero ya promediando la segunda parte del año se empezaron a verificar incrementos relevantes, que resultaron contundentes en noviembre y especialmente en diciembre.

El crédito puede bien ser considerado como un "indicador líder" para adelantarse a lo que vendrá en materia económica. El aumento de los préstamos hipotecarios con UVA, por ejemplo, tiene incidencia en las operaciones inmobiliarias, un aumento en los adelantos en cuenta corriente o descuento de cheques muestra más ánimo de las empresas por endeudarse y la suba de créditos personales (que habían estado totalmente planchados en los primeros meses de 2016) también adelanta mayores niveles de consumo.

Contracara

Pero para no contar sólo la parte buena de la película, también podrían haber algunos factores que inflan la evolución de diciembre. Por ejemplo, más gente se endeuda para llegar a fin de año, comprar regalos o paquetes turísticos. Y las empresas se apuran a conseguir cash para hacer frente al pago de sueldos, medio aguinaldo y en muchos casos el famoso "bono". Por eso, muchos empresarios que preferían no salir a descargar cheques para esperar el vencimiento ahora optaron por hacerse del "cash" lo más rápido posible.

Pero aún con estas salvedades la aceleración es muy notoria. Y otro dato no menor es que el aumento mensual de la cartera crediticia de los bancos está superando con amplitud la inflación del mes. Diciembre es un caso más que claro: mientras que los precios minoristas aumentaron entre 1,2 y 1,3%, los préstamos crecieron al triple de velocidad.

En el balance del año el saldo terminó siendo muy negativo. El crédito al sector privado subió menos del 20% con una inflación del 40%, por lo que la caída en términos reales fue poco menos que dramática. Pero ya la evolución del último trimestre marca otra dinámica que debería sostenerse en el 2017. Por lo tanto, lo que fue una caída muy fuerte de los préstamos en términos reales (es decir comparado con la inflación) tendría que revertirse con claridad a lo largo de este año. El cierre de 2016 permite adelantar que justamente ésa será la tendencia.

Los bancos, por otra parte, también se ven obligados a ser más agresivos a la hora de salir a prestar. En los últimos meses les viene cayendo la rentabilidad debido a la disminución de tasas y a que la entidad que dirige Federico Sturzenegger ordenó que no se cobren varios servicios a clientes que antes eran remunerados. Ante este achicamiento de márgenes, la salida es incrementar la intermediación financiera. Es decir salir a captar más depósitos, pero al mismo tiempo otorgar más crédito y ganar con el "spread" entre las tasas pasivas y activas. Hasta ahora, el principal negocio de los bancos pasó por cobrar por servicios.

En el caso del crédito en dólares, la dinámica ya había sido totalmente distinta a lo largo de todo el año. Con la recuperación de los depósitos en moneda extranjera por distintas circunstancias, los bancos salieron a colocar esos excedentes a tasas muy bajas. Esto generó un verdadero aluvión de demanda de crédito en moneda extranjera, tanto de exportadores como a sus proveedores luego de una flexibilización dispuesta por el BCRA.