Cuando parece que todo se cae, nos salva Cristina, por Carlos M. Reymundo Roberts

La Nación 17/03/2012 | 08:03 (actualizado hace 1008 días)

Por Dios, qué semanita tuvimos. Me pregunto cuándo va a terminar esta mala onda. Es como que todo nos sale horrible. No pegamos una. Los trenes no chocan nunca, y ahora resulta que chocan, se descarrilan, se incendian...

Antes la inseguridad les pegaba a ignotos mequetrefes, y ahora se mete en la casa de un tipo famoso y mediático y hace un desastre. El FMI se va del país porque dice que ya no nos aguanta más. Cae el consumo. Las encuestas nos dan pésimo. ¡Cristina, salvanos!

Parece que me oyó, porque convocó a una reunión en Olivos. Ella está convencida de que las cosas no están mal. Que todo es un problema del relato. Que hay que contar mejor lo que hacemos. Por eso, los citados no fueron ministros, técnicos, asesores, sino algunas de nuestras principales espadas en la guerra de la comunicación: Víctor Hugo Morales, Orlando Barone y Aníbal Fernández. La premisa fue: traigan propuestas. También llamaron a un reconocido columnista de Página 12. No me dijeron quién era, pero sí cuál fue su respuesta: "¿Víctor Hugo, Barone, Aníbal? Temo no estar a la altura de las circunstancias". Y se excusó. Me llamaron para reemplazarlo, con un papel discreto: tomar nota de lo que se hablara. Verán que aporté algo más.

La señora nos hizo esperar tres horas, y cuando por fin nos premió con su llegada contó que había estado leyendo los diarios y preparando las respuestas a los artículos que no le habían gustado. Me maravilla la profesionalidad con la que trabaja. Lee todos los diarios ("salvo los nuestros -aclaró-, porque ya sé lo que dicen"), los subraya, llama a sus colaboradores para pedir cifras, datos, referencias históricas, prepara la réplica y la ensaya. Y cuando está lista, pide que organicen un acto sobre cualquier tema en la Casa Rosada para poder contestarles a los diarios. ¡Qué estadista!

-Los escucho -dijo.

Pero se puso a hablar ella, una media hora. Fue impresionante: nos habló de teoría del discurso, mensajes y metamensajes, la naturaleza de las audiencias y no sé cuántas cosas más. Víctor Hugo la miraba embelesado. A Barone se le hacía agua la boca. Aníbal aplaudía, pero tengo la sospecha de que lo hacía para no quedarse dormido. Es lógico: ya la ha escuchado mucho. Lo interesante es que nos daba lecciones de comunicación a nosotros, que se supone que de eso sabemos. Después, amable, volvió a concedernos la palabra. Empezó Aníbal.

-Es importante mantener una estricta reserva sobre lo que hablamos. Si se filtra algo, voy a desmentirlo; voy a decir que esta reunión nunca se hizo.

Me pareció bien. Dije que debíamos aprovechar la credibilidad de Aníbal.

Después habló Barone.

-Señora, tengo una idea.

-Qué sola debe estar la pobre -bromeó ella, y todos festejamos.

La idea era que Cristina hablara más, mucho más. Un discurso por día. "En usted, la palabra es magia, es acción, es poder. Deberíamos lanzar un nuevo plan: Discurso para Todos. Un canal de TV dedicado exclusivamente a difundir sus mensajes, incluso durante las tandas."

-Conmigo no, Barone -dijo la Presidenta, algo empalagada, y le dió la palabra a Víctor Hugo, con un guiño amable: "Para hablar del relato, el gran relator".

-Yo simplemente quiero poner mi programa de la mañana en Continental al servicio del Gobierno, para lo que usted disponga, Señora Presidenta de Todos los Argentinos y Todas las Argentinas.

Me causó gracia por lo engolado y porque en ciertos párrafos era como que hablaba con mayúsculas. Retomó Cristina, con otra lección.

-Tienen que fijar la agenda. Pagni dijo en La Nacion que Axel Kicillof es marxista, cosa que es cierta pero que puede asustar a muchos peronistas, y entonces yo acusé a Pagni y a La Nacion de antisemitas. A partir de allí ya nadie habló del marxismo de Axel. ¿Se entiende?

-Claro -respondió Víctor Hugo-. Por eso, para contribuir a fijar la agenda yo también pongo a disposición del Gobierno "Competencia", mi tira deportiva.

-La que tiene que fijar la agenda es usted, señora -aportó Barone-, y no los medios hegemónicos.

-Conmigo no, Barone -se enojó ella-: vos trabajaste años en Clarín y escribiste durante años en La Nacion.

Me animé e hice un comentario crítico sobre lo de Kicillof, jugándome la vida.

-Señora, usted reaccionó enseguida por lo de Axel, pero todavía no dijo nada sobre las denuncias contra Boudou.

-Sí, y qué pasa -me fusiló con una mirada lacerante.

-Tengo miedo de que aparezca un pícaro y comente lo extraño de una Presidenta como usted, tan progre, que defiende a un funcionario porque lo llaman marxista y no a su vice, acusado de corrupción. ¿O usted no confía en él?

Casi se pudre todo. Por suerte intervino Víctor Hugo: "Pongo a disposición del Gobierno mi programa de Canal 9". Y contribuyó Barone: "Lo que usted diga y haga siempre estará bien, señora". Aníbal propuso censurarme cada vez que yo dijera una pavada. "Me encantó la censura al programa de Longobardi. Censuremos todo lo que no nos guste. Pero no hablemos de censura, sino de sintonía fina en el material informativo."

La reunión terminó en forma abrupta. Cristina se fue sin despedirse porque la esperaba una agenda terrible. Cuando abrió la puerta de su despacho pudimos espiar el trabajo que tenía por delante: una pila de diarios.

Hacé llegar tu opinión. Ahora podés comentar este artículo!

Hay 3 comentarios sobre esta nota Comentá la notaEnviá tu comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los Terminos y Condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
tin | 20.03.2012 12:02
Roberts deja al opus dei y entra en la academia de humor amigo!!!!!!!
lamento | 17.03.2012 14:24
En vez de subir a la página estos comediantes que no aportan más que ayudar a subirnos la bilirrubina, sería interesante consideren hacerlo con la columna del Ing. Huergo en Clarín Rural. Hay buen material para disentir, discutir y polemizar en el foro. Gracias
coronel cañones | 17.03.2012 9:58
JAJAJA!!! que buen humor tiene el escriba yo diria que esta para publicarlo en seccion chistes de la revista cabildo jua!!!!!jua!!!
> Mostrar Todos
© Agrositio.com ,1999. Todos los derechos reservados.
Bartolomé Mitre 1895 - 6 Piso "L" l (1039) Ciudad de Buenos Aires l Argentina l Teléfono (54-11) 4371 2810
La utilización del sitio asume la aceptación de los términos y condiciones.
IR A LA VERSION MOBILE DEL SITIO
Ingrese los datos con los que se encuentra Registrado
E-mail
Contraseña
Ingrese su comentario
  • Ingrese su Nombre
  • Comentario
  • CODIGO
  • Reingresar CODIGO
Enviar por mail
  • Ingrese su Nombre
  • Ingrese su Mail
  • Mail del destinatario