Las reservas, detrás de un ideal

La Voz del Interior - Córdoba 24/02/2012 | 12:02 (actualizado hace 974 días)

En un año con volúmenes forrajeros acotados por el factor climático, se harán notar aun más los “costos ocultos” de un mal manejo y administración de los recursos...

Villa Nueva. En un año en el que el manejo de las reservas se tornó estratégico para los establecimientos ganaderos y lecheros, profesionales y productores ponen el foco en ser más eficientes en la cuantificación y el control de las pérdidas en el silo y el forraje.

De esta manera, se apunta a ajustar con mayor eficacia los factores que pueden pivotear de manera decisiva sobre los márgenes de rentabilidad, corrigiendo cuestiones básicas de manejo.

Cada kilo de materia seca acumulado vale oro en un contexto en el que la falta de lluvias en el momento que más lo necesitaban los cultivos desmoronó los rindes y redujo sensiblemente el nivel de reservas previsto. Por eso, es importante cuidar lo que se tiene y evitar que un mal manejo posterior genere mayores perjuicios económicos.

Manos a la obra. Con el propósito de reunir algunas pistas en este sentido, se concretó esta semana en la cuenca lechera de Villa María una convocatoria organizada por Forratec Argentina, en el marco de su ciclo de jornadas técnicas, que ya va por su séptimo año y se realiza en distintas zonas del país.

Martín Zingoni, presidente de la firma, se refirió al objetivo de capacitar y ayudar a la toma de decisiones a la hora de implantar pasturas y picar cultivos para la confección de reservas.

Con los sistemas de producción adaptados a las condiciones de cada ambiente y zona, se busca que sean lo más eficientes, productivos y rentables posibles. Para esto hay que fijar la mira en los factores que puedan estar restringiendo ese desarrollo, subrayó Marcelo de León, jefe de Producción Ganadera del Inta Manfredi, al abrir la jornada.

“La intensificación ganadera lleva a cuantificar los parámetros de eficiencia para mejorar la productividad”, señaló, para recomendar no sólo ver la columna de los gastos, ya que esto puede conducir a errores en las decisiones a tomar.

Resultado potencial. La fórmula que propuso para evaluar la eficiencia es establecer el resultado actual como la resta de las pérdidas al resultado potencial del sistema. “Cada aspecto del proceso permite visualizar cuánto se deja de producir a causa de las pérdidas por falta de eficiencia”, puntualizó.

Básicamente se trata de corregir factores de suministro, calidad, productividad y confección de silajes, ya que “todo lo que el animal deja de comer tiene un costo, que es el que implicó producirlo”, señaló.

Al analizar aspectos de pérdidas en distintas fases del proceso productivo, remarcó que en la zona de Villa María la mayoría de los planteos se encuentran en el 50 por ciento de lo que se debería estar produciendo, tanto en alfalfa como en pasturas, maíces y sorgos.

Enumeró que un factor de merma lo determina cuánto queda en el campo sin cosechar, lo que dará el grado de utilización para forraje a partir del manejo de las pasturas o el picado de maíces y sorgos para silaje.

Luego debe atenderse la calidad de lo que queda disponible para alimentación. Variaciones de 10 por ciento en la digestibilidad de un silaje tienen un impacto en la respuesta animal muy superior, que puede ir del 50 al 200 por ciento, según el caso. “Puede ser el día y la noche en la respuesta productiva”, apuntó De León.

Por último, en la modalidad al dar de comer, el balance energético proteico de cada dieta se vuelve un factor determinante para la transformación de ese alimento en carne o leche. Atender el requerimiento individual de cada animal puede depender más de un mejor manejo que de un mayor costo. Aunque sostuvo que, “a pesar de mayores costos de un sistema, puede tener alta rentabilidad gracias a niveles bajos de pérdidas”.

Márgenes de seguridad. La disponibilidad de forraje juega un rol fundamental. Cada día se ven más planificaciones de superficie destinada al forraje para hacer más de lo que se necesita en el año y tener una reserva extra.

Un 20 ó 25 por ciento de reserva excedente producida en cada campaña permite evitar, tras cuatro períodos, que un mal año obligue a comprar productos caros y mitigar así los efectos sobre la rentabilidad. “Al año malo no le podemos escapar, porque no sabemos cuándo va a ser. Un año de margen de seguridad guardado tiene un impacto muy grande en este factor”, señaló.

Sostener la producción sólo en pasturas tiene sus limitaciones y los silajes son cada vez más estratégicos. Que haya calidad, hace que el animal coma bien. Hay que conocer la mejor manera de dar silo para tener menos perjuicios.

Buena implementación. De León expuso estudios que, en la alternativa de autoconsumo, mostraban pérdidas del cinco al 30 por ciento, pero advirtió que con mixer y comedero puede pasar lo mismo. “Si extraemos y distribuimos mal, los riesgos son altos. El secreto está en la buena implementación más que en el sistema en sí. El mixer tiene la ventaja de poder balancear la dieta y darla en los momentos adecuados, pero si no los uso bien, no sirve de nada”, acotó.

Tener el control. Al analizar variables en juego, principalmente en la confección de silo, existe muy poco control sobre la variable más importante, que es la materia seca. “Es la que menos conocemos porque nunca la medimos”, explica Gustavo Clemente, titular del Seminario de Forrajes Conservados de Alta Calidad, en la carrera de Ingeniería Agronómica de la Universidad Nacional de Villa María y asesor de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros.

Yendo al grano, afirmó que la fase aeróbica inicial debe durar lo menos posible, con una caída abrupta del oxígeno para tener un producto de mejor calidad. Junto con la materia seca, la densidad va a determinar la porosidad, el espacio para el oxígeno, y ésta es la otra clave.

En la segunda etapa, el proceso fermentativo, lo más importante vuelve a ser el material seco, que definirá la tasa de fermentación, la cantidad de lactobacilos y azúcares. En la última fase, de apertura y extracción, las variables de confección que más juegan vuelven a ser los de la primera etapa.

Por todo esto, Clemente sostiene que conocer la materia seca que se tiene es fundamental y dice que hay que ver al silaje como una competencia entre los distintos actores que tratan de dominar el proceso.

En el silaje de alfalfa, esto se vuelve fundamental. Puso el ejemplo partiendo de un cultivo en pie, para una época primaveral, con 18 por ciento de materia seca. “Recién cortado no se pude conservar como silaje. La estrategia más importante es el pre oreo para pasar a por lo menos el 35 ó 45 por ciento de materia seca, para tener el nivel de sustratos de azúcares solubles necesarios para conservar el seco”, indicó.

Tanto en este caso como en el silo de maíz, explicó que una mala compactación y una inadecuada evaluación de la humedad presente pueden generar pérdidas importantes. Una buena técnica de pisado puede marcar diferencias sustanciales en el rendimiento.

Una mala confección tiende a empeorar la situación si se le suman las mermas de material por cada extracción y suministro. Según los cálculos a los que se arribó tras estudios propios realizados a través de la UNVM, esas pérdidas llegan en ocasiones hasta el 35 por ciento de materia seca, lo que en términos productivos puede significar una incidencia de más de tres litros por vaca y por día en tambos de alta producción.

Todos estos aspectos fueron señalados, entre otros, como factores a tener en cuenta para reducir las pérdidas y hacer más eficiente el manejo de la reserva. Por ello, la necesidad de ponerle números a cada uno de los elementos que inciden en tener un buen material alimenticio. Detallar los patrones de cada paso y su impacto económico permitirá avanzar en las decisiones más adecuadas.

Productividad

50% es lo obtenido en relación con el potencial en alfalfa, pasturas, maíces y sorgos en la zona de Villa María.

Pérdidas

30% es lo que se llega a dilapidar en autoconsumo de reservas; con mixer y comederos puede pasar lo mismo.

Hacé llegar tu opinión. Ahora podés comentar este artículo!

Aún no hay comentarios sobre esta nota Comentá la notaEnviá tu comentario
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los Terminos y Condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
© Agrositio.com ,1999. Todos los derechos reservados.
Bartolomé Mitre 1895 - 6 Piso "L" l (1039) Ciudad de Buenos Aires l Argentina l Teléfono (54-11) 4371 2810
La utilización del sitio asume la aceptación de los términos y condiciones.
IR A LA VERSION MOBILE DEL SITIO
Ingrese los datos con los que se encuentra Registrado
E-mail
Contraseña
Ingrese su comentario
  • Ingrese su Nombre
  • Comentario
  • CODIGO
  • Reingresar CODIGO
Enviar por mail
  • Ingrese su Nombre
  • Ingrese su Mail
  • Mail del destinatario